Deja de maltratar tus sartenes. 10 errores que nunca debes cometer

Comprar una sartén no es fácil, y cuidarla también requiere trabajo. Utilizar correctamente tu sartén es prioritario para alargar su vida útil. Y si ha gastado mucho dinero para tener una sartén de calidad, entonces tiene aún más razones para hacerlo. ¿Sabías que el 90% de las sartenes que tiramos han sido mal utilizadas? Si las hubiésemos cuidado con un poco más de mimo, habrían durado mucho más.

 Pero las sartenes son los utensilios de los que más se abusa en las cocinas. Los sobrecalentamos antes de empezar a cocinar, hacemos otras cosas mientras cocinamos, a veces quemamos algún alimento, los limpiamos con estropajos y otros materiales agresivos y al final dañamos el revestimiento antiadherente. Con el paso del tiempo, empezamos a odiar la sartén y terminamos comprando una nueva.

 Si no quieres que esto vuelva a suceder, abandona tus malos hábitos y deja de maltratar tus sartenes. Esta es la guía de 10 pasos que te ofrece Telemedical para aprender a cuidar las sartenes para que duren mucho más.

 NUNCA LE HAGAS ESTO A TU SARTÉN. CONSEJOS PARA PROLONGAR LA VIDA DE TUS SARTÉNES

  1. No elijas la placa que más te llama la atención o la disponible en ese momento. Es importante elegir el fuego que coincida con el diámetro de la sartén. Sobre todo, si se trata de una placa de inducción o vitrocerámica. Las llamas nunca pueden sobrepasar la base de la sartén.
  2. Aunque quieras evitar a toda costa el uso de aceite en tus recetas para convertirte en una persona muy sana, nunca debes poner una sartén vacía sobre la vitrocerámica. Añadir al menos unas gotas de aceite de oliva. El aceite aumenta las propiedades del revestimiento antiadherente.
Mimos para tu sarten
  1. Nunca empieces a calentar tu sartén a la temperatura máxima. Aunque creas que así se calienta más rápido, solo conseguirás deteriorar las cualidades del revestimiento antiadherente. Por eso, aunque tengas prisa, relájate y tómate una cerveza. Si quieres cocinar a temperatura máxima, calienta la sartén poco a poco a temperatura media y no la subas toda de golpe.
  2. Muy importante, nunca dejes que el aceite humee. Además de recalentar la sartén, el aceite quemado no es nada saludable. Ten cuidado cuando el fuego esté encendido y mantenlo siempre a la vista.
  3. No cocine más alimentos de los que la sartén puede tolerar. Cuantos más ingredientes agregues, más tardarán en cocinarse. Todos los ingredientes deben estar en contacto con la superficie de cocción de la sartén. Debes tener en casa varias sartenes de diferentes tamaños para poder cocinar con la que mejor se adapte a cada ocasión.
  4. No te vuelvas loco removiendo la comida mientras cocinas. Una de las razones por las que los alimentos no se doran o adquieren los sabores, olores y colores que buscas es porque no los dejas el tiempo suficiente en contacto con la superficie de cocción. Así que ten paciencia y recuerda: nunca uses utensilios metálicos y afilados para revolver. Solo podría rayar la sartén o incluso levantar el revestimiento antiadherente. Utilice siempre utensilios de madera o silicona.
  5. Ser un despistado no es excusa para no prestarle atención a tu sartén. Nunca debes dejarla desatendida o hacer otras cosas mientras cocinas. Aun así, si en algún caso la comida se pega un poco, añade unas gotas de agua, y se despegará al instante. Ah, y por cierto, ¡nunca coloques una sartén caliente bajo agua fría! Los contrastes de temperatura hacen que las sartenes se estropeen más rápido.
  6. Las sartenes no son recipientes de almacenamiento. No guardes las sobras directamente en la sartén. No están fabricadas para eso. No seas perezoso y guarda los restos en un recipiente adecuado.
  7. Cuando limpies tus sartenes, trátalas incluso como una obra de arte si es necesario. Es muy importante limpiarlas con agua caliente y detergente suave. Después de eso, séquelas con un paño. Además, no use objetos abrasivos para limpiarlos, solo esponjas suaves.
  8. El último paso es sobre el almacenamiento de sartenes. Nunca apile sus sartenes directamente. Coloca un protector entre cada uno. Así evitarás posibles arañazos y golpes.

Si sigues todos estos consejos, tu sartén y tu cazuela te durarán muchos años.

 Al final, la vida útil de las sartenes depende de cómo las usemos y cuidemos de ellas. Hay que tener cuidado porque nos facilitan la vida. ¿Cómo cocinarías un simple y delicioso huevo frito sin ellas? Se han convertido en una herramienta indispensable en nuestro día a día. Por eso es muy importante hacer un buen uso de las sartenes para alargar su vida útil y dejar de comprar continuamente nuevas para sustituir las que hemos estropeado.

 Aunque hoy en día puedes encontrar sartenes del mismo tamaño a precios muy diferentes, es importante conocer las características técnicas de cada una para tomar la decisión correcta, ya que no todas las sartenes tienen la misma calidad.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar